25 oct. 2013

Europa, fría y vieja Europa.

Europa, fría y vieja Europa
con tus calles llenas de vanguardia y publicidad
viertes los faroles con alcohol
historia engarzada por la vanidad
mientras en sepia se retrata al ganador.

Europa, fría y vieja Europa
la gente no escondió la mano
con vino y pan, me hizo un hermano
un ciudadano catalán
ingrato, respondón y retador, cual imán.

Europa, fría y vieja Europa
¿Qué ha sido de tu apertura a la ilusión?
De tus sueños de gloria...
Ya sólo queda perversión
escondida en tu memoria.

Europa, fría y vieja Europa
aunque presa de tus siglos de pasión
has logrado trascender
la música del bandolón
más allá del atardecer.

Europa, fría y vieja Europa
¿Cuántas veces me he muerto?
En tus labios de absenta
cada noche, como el tuerto
clavado en tantas letras.

Europa, fría y vieja Europa
no te me distraigas tanto
que tenemos una misión
haremos que caiga agua al cántaro
hasta que se emocioné el telón.

Europa, fría y vieja Europa
es que.. me has dado tanto
me has dado risas
y otras veces llanto
también esperpento y muchas brisas.



1 jul. 2013

De elecciones políticas, votos ciudadanos y otros menesteres de las artes obscuras.


Twitter: @OmarMCa

La elección de políticos para diversos puestos tales como: presidente, gobernador, diputados, senadores, etc pretenden ser un ejercicio plural, libre, desinteresado y por supuesto que tenga como objetivo principal el beneficio del ciudadano que ve en cada uno de esos políticos una representación digna y óptima de sus intereses y necesidades, sin embargo esto no suele ser (a excepción de cuentos, leyendas y uno que otro país) una realidad.
Es por esto que presento las  7 posibilidades por las que a mi parecer, un(a) ciudadano decide votar o no en las elecciones políticas:

1.       Por ideología política: En este caso el voto va dirigido a un (a) candidato que represente una cierta ideología política con la que sentimos afinidad. En la mayoría de los casos los candidatos del PRD-PT-Convergencia están asociados a ideologías de izquierda, los candidatos del PAN a ideologías de derecha y los del PRI a ideologías centro-derechistas. Esta expectativa suele fracasar cuando el (la) candidato gana y se olvida de la supuesta ideología para someterse a compromisos políticos y hacer uso del poder para fines institucionales.
El que se junta con Chano se achona.


2.       Militancia y beneficios: La mayor parte de los partidos políticos cuentan con gran número de militantes ya que en caso contrario el partido tendría que desaparecer, muchos de estos militantes hacen el trabajo de operadores políticos, defensores e impulsores de la ideología partidista por medio de las redes sociales o células. Se deduce que al apoyar a tal o cual candidato, de ser ganador, recibirá algún tipo de beneficio, ya sea laboral y/o económico (y de hacer un buen trabajo, podrá ser un operador incondicional), en el argot popular este fenómeno es conocido como: hueso político.
Con dinero baila el perro.



3.       Ignorancia y regalos: En México existe gran parte de población indígena que en conjunto con  ciudadanos que viven alejados de las metrópolis y por ende, lejos de tecnologías de información representan un público prometedor para los políticos ya que el desconocimiento y muchas veces la apatía política evitan un voto pensado. A este tipo de sociedad, que vive la mayor de las veces en condiciones vulnerables, es fácil ganarles su voto a partir de despensas y regalos tales como: tortilleros, gallinas, delantales, cobijas, cabras, materiales para construcción, etc.
Me he de comer esa tuna, aunque me espine la mano.

4.       Publicidad: La publicidad a favor y en contra, el uso de los medios masivos de comunicación así como un buen maquillaje y peinado pueden orientar al ciudadano en su elección. En México hay partidos ha dado con el traste en este tipo de tácticas, casos ejemplares el de Enrique Peña Nieto (EPN) quien además de ser “guapo y bien parecido” al estar casado con una actriz de tele(visa)novela logró decantar en más de una ocasión gritos eufóricos, llantos y besos durante su campaña, casos como el de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) quien al siempre navegar con bandera de austeridad logró que algunos “pobres” se identificaran con él; y de estos dos candidatos su negativo, AMLO siendo exhibido como un peligro para México por su supuesta relación con Hugo Chávez y sus ideas comunistas-socialistas y EPN percibido como títere del ex presidente Carlos Salinas de Gortari.
Mención honorífica merece la guerra publicitaria que se llevó a cabo en las vísperas de las elecciones presidenciales del año pasado, un fenómeno digno de lavadero.
Pin-Pon es un muñeco ¡¡Muy guapo y de cartón!!

5.       Cuestiones laborales: Hay quienes al trabajar en instituciones gubernamentales están obligados a apoyar al partido que se encuentre en el poder. En casos extremos a esos mismos trabajadores se les pide que reúnan un mínimo de votantes, se les hace firmar un documento con el compromiso y se les condiciona y atemoriza simbólicamente. Se perciben amenazados y obligados a cumplir para no perder su chamba.
Donde el diablo mete la mano, mete la punta del rabo.


6.       Proyecto: Quizás sea la versión más utópica de las elecciones, pero no por eso imposible; para acceder a esto implica que el ciudadano esté interesado en conocer el proyecto que el político propone, comparar (en la medida de sus posibilidades) los diferentes proyectos a realizar y quizás lo más difícil de la misión, no dejarse enajenar por la lluvia de mercadotecnia y publicidad (muchas veces fantasmagórica o provocativa) que inundan un proceso electoral. Si se puede y no es mucho pedir, no vendría mal revisar los objetivos, propósitos, gabinete y por supuesto la importancia que esto tiene que ver con nuestra comunidad/nación.
No hay que escoger al político por la  nalga sino por lo que valga.


7.       Abstencionismo: Suele ser usada por quienes no encuentran en las opciones presentas una buena elección política, es un acto de congruencia y responsabilidad ya que implica un voto pasivo. En ocasiones suele beneficiar al partido en el poder y se confunde fácilmente con apatía y valemadrismo ciudadano. En los años 80’s el abstencionismo era utilizado por el gobierno en turno para adjudicarse su voto de una manera mágica y misteriosa. Actualmente el abstencionismo es interpretado como una queja pacífica al sistema político, a la organización, a los partidos y a los candidatos.


¿A cuál de estos pertenece usted, estimado lector?


7 nov. 2012

LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA, UNA EXPERIENCIA VIRTUAL


La comunicación se reconoce como fundante de la 
 ciudadanía en tanto interacción que hace posible 
 la colectivización de intereses y propuestas. 
Pero, al mismo tiempo, en tanto dota de existencia 
pública a los individuos visibilizándolos ante los demás
y permitiendo verse-representarse ante sí mismos”.

María Cristina Mata


La democracia se basa en una premisa fundamental, tener fe y creencia ciega en las instituciones públicas que se encargan de ejercerla con ética, cuando esto no sucede, cuando estamos bajo sospechisismos de fraudes y arreglos, la democracia no es más que una melancolía acordonada por clases de historia y política y, en un país como el nuestro donde se nos ha acostumbrado a ser ciudadanos creyentes de la democracia, de la legitimidad del estado y del cuidado paternalista del gobierno, pensar en el fracaso de la democracia se convierte en un matiz incómodo.

Más no es ninguna mentira, que en los tiempos actuales, se ha de dudar de todo candidato, toda televisora, toda información concerniente a las elecciones, sin importar la (nula) procedencia o el informador a cargo, vaya tragedia.

¿Qué pasa cuándo vivimos en la época de la desinformación y el juego sucio?

Surge una respuesta primordial, la comunicación del ciudadano con el ciudadano; sólo a través de los pequeños debates, de las discusiones acaloradas con nuestras amistades o círculos cercanos estaremos (casi) libres de toda influencia mediática. La novedad es que la “cancha” donde se lleva este juego,  es un espacio sin reglas ni medidas “oficiales”, donde pueden surgir una serie de barbaridades sin fundamento, son las redes sociales,  pero ¿No será que la participación en las redes sociales sea la nueva manifestación de ciudadanía?

Las redes sociales cada vez tienen más sentido ciudadano y masificado, 140 caracteres puede contener mucha información o mucha desinformación, publicaciones de facebook y videos de candidatos donde exponen una visión que muchos contrarían. La mayor parte de las noticias relacionadas a la política son replicadas en las ya mencionadas redes sociales, las cuales, a su vez, fungen como un nuevo método de relación-acción. 

La Ciudadanía implica derechos y deberes, que bien pueden ser virtuales,  las redes sociales son un nuevo tipo de vivir la ciudadanía, se me podrá refutar que un gran porcentaje de la población, por lo menos en México, no cuente con acceso a internet, pero son muchos otros los que sí, principalmente los jóvenes, muchos han visto en el muro de alguno de sus amigos virtuales algún chiste, fotografía o parodia de los candidatos a presidentes de la república, ya sea por moda, por crítica , etc. las redes sociales, dejan de ser por mucho, dispositivos controlados, son tierra de nadie y ciudadanamente de todos.

La ciudadanía postmoderna es tan libre como fugaz, un estatus, un twitter, una fotografía, no hay un cuerpo físico, ni un espacio, ni un grito y aunque también se mantienen de pie, los intereses de ciudadanos por los actos públicos, que se logran en marchas, mitings, manifestaciones, etc hay muchas condiciones para suponer que el ciudadano virtual, cada vez tiene más peso específico en los intereses públicos.

No podemos negar que las sociedades cerradas, privadas cada vez empiezan a reducirse en número, no así las sociedades públicas, donde lo que hacen los candidatos, por poner un ejemplo, la vida de los políticos, es cada vez más pública, menos disciplinaria. Han surgido medios informativos alternos al duopolio televisivo y a las estaciones de radio comerciales, hay radios ciudadanos y alternativas, revistas, periódicos independientes, y las mismas redes sociales como medios informativos. Un “trending topic” puede y no, ser algo auténtico (han sido evidenciados laboratorios cibernéticos de partidistas tuiteando a favor de tal candidato). La creación de estas redes ciudadanas digitales, amarran al sujeto a un consumo de su tiempo en la navegación del internet, pero también lo presentan ante una nueva construcción de subjetividad social e individual. Una de las posibilidades del ciudadano virtual es la facilidad con la que puede enajenarse a políticos en celofán, empaparse de sus “compromisos” aunque estos no los firmen, pero también, con la ciudadanía virtual se puede apostar a la ruptura del mito del “ya merito”; ya que se pueden ver grandes y mejores organizaciones y redes virtuales ciudadanas en comparación con otros tiempos, y estas a su vez logran la movilización en masa que se necesita para refutar o devastar la decisión política impuesta, parece que ahora empezamos a experimentar la vigilancia ciudadana a los vigilantes públicos.

Ser ciudadano virtual radica en experimentar la posición de un sujeto “multi task” de ideologías y pensamientos, se crean nuevas percepciones emergentes y urgentes, se mantiene la posibilidad de ser partícipe de un proceso electoral a pesar de encontrarse en exilio voluntario, se puede debatir y se puede poner en práctica el ejercicio de la tolerancia, sin embargo la ciudadanía virtual trae a sus espaldas lo efímero de la temporalidad, habrá que releer la presente opinión pasadas las elecciones, para descubrir si México está experimentando realmente la organización ciudadana a partir de las redes sociales o sí todos hemos sido víctimas de la moda virtual postmoderna.

LA DESFACHATEZ POST ELECTORAL

(Texto fechado el día 17 de Julio del 2012)


 Han transcurrido quince días de las elecciones presidenciales, así que el motivo de escribir estas líneas es para expresar mi opinión de nuestro accidentado proceso electoral y de sus (des)afinados personajes. Debo aceptar que he percibido un  eco desencajado en muchos mexicanos que, como yo, sabemos que tuvimos elecciones impensables aunque muy predichas. El miércoles cuatro de Julio, el IFE hizo un recuento de los votos y comenzaron a finiquitar sus anticipadas conclusiones: Peña Nieto sería el nuevo (y bien peinado) presidente de México. Sin embargo, y contrario a lo que el presidente Calderón y el consejero electoral Leonardo Valdés Zurita dijeron, la percepción general de estas elecciones por nada irradia ejemplaridad o limpieza; al contrario, han sido aún más polémicas que el 2006 debido a factores varios: la apcetación del fracaso presidencial con incierta dignidad de la “demócrata” Josefina Vázquez Mota, un discurso triunfalista de EPN lleno de orgullo y confianza, las felicitaciones del presidente Calderón y del Instituto Federal Electoral (IFE), todo lo anterior con sólo el .04% de votos computados. Pero lo más lastimoso tanto del PRI como de nuestro sistema “democrático” se dejó ver días después. 


El dinosaurio reloadead

Muy pronto el Partido Revolucionario Institucional (PRI) quedó en evidencia por la compra de millones de votos. Al día siguiente de las elecciones, una gran cantidad de ciudadanos  se manifestaron y cerraron las calles en indignada protesta por no haber recibido el pago por la compra de su voto. Horas después se dio a conocer que el establecimiento Soriana de ciudad Neza estaba repleto de "simpatizantes" priistas que buscaban con urgencia hacer válida la tarjeta de regalo que se les había obsequiado a cambio de su voto, urgencia motivada por el temor a que dicho partido las cancelara. Este fenómeno, ahora conocido como el SORIANAGATE, hizo evidente el acarreo de personas a los actos públicos por el partido, y también dejó al descubierto las alianzas con los medios de comunicación y el acarreo de "Jóvenes Adultos Mayores", gracias a diarios de gran prestigio y de la prensa internacional. Pronto se supo que el PRI nuevamente había excedido el gasto de campaña: también se hizo público que compró votos, amenazó y golpeó activistas y ciudadanos, se alió con redes de narcotraficantes, y realizó todo lo que estaba en sus manos para ganar, ello ante un Instituto Federal Electoral (IFE) incapaz de sancionarlo, y un Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TRIFE) débil e impotente ante la mirada encolerizada de ciudadanos buscando justicia y verdadera democracia.



Una ilegibilidad más

La tecnología y las redes sociales hicieron llegar a miles de ciudadanos fotografías de las sábanas electorales comparadas con el registro del PREP, donde había actas "ilegibles" con perfecta legibilidad, votos excediendo hasta en un 350% la capacidad de la casilla, miles de urnas quemadas, votos no contabilizados, casillas que cerraron temprano por supuesta falta de boletas, las cuales aparecieron anuladas después, y más de dos mil irregularidades varias, señaladas y demandadas tales como "mapacheo electoral", "halconaje infantil", entre otras.
De nueva cuenta, el IFE se ve inmerso en sospechosismo. Frente a esto, ciudadanos y partidos políticos exigen que se respeten las elecciones y los resultados. Pero bien vale la pena recordar que Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en el programa de tercer grado descalificó al Instituto Federal Electoral, y manifestó su desconfianza en las instituciones. Esto fue ampliamente criticado, hasta que dos días después aparecieron actas con folio duplicado en algunos estados de la república. Es posible que se trate de un error humano, pero un error costoso para la credibilidad de muchos mexicanos que ven al IFE como un apéndice del sistema político prianista, donde la gran farsa electoral es en realidad un gran tráfico de influencias y arreglos partidistas.


¿Me estás oyendo, inútil?

Mucho ha sido cuestionado el PAN por negar el "voto útil" a AMLO, e inclusive han sido señalados como culpables de la derrota. Es un hecho que su negativa a apoyar al candidato de “izquierda” (contrario a lo sucedido en el 2000, cuando Fox recibió gran apoyo de votantes perredistas) a sabiendas de la nula posibilidad de triunfo de JVM fue algo que minó la estadística electoral, pero la derrota también está enmarcada por otras situaciones menos telenovelescas. La elección de AMLO sobre Marcelo Ebrard marcó una pauta preferencial y revivió fantasmas de hace seis años: era más fácil una guerra sucia contra AMLO que contra Ebrard. Del mismo modo, la efervescencia con la que los seguidores pejistas defendía a su candidato hizo pensar que la intolerancia e intransigencia sería una bandera clara en el mandato presidencial obradorista. No obstante, parece poco factible defender de otra manera  a alguien quien ya ha sido dos veces burlado y humillado por procesos “democráticos”: como bien dijo López  Obrador, él no representaba a un partido, sino a un movimiento. Es de llamar la atención también los efusivos festejos y las burlas de panistas en las redes sociales tras la derrota de López Obrador, y la poca preocupación hacía su propio partido, que se encuentra en plena debacle, sucesos que han afianzado más la percepción que tanto PRI como PAN persiguen los mismos intereses.


Mercado de abasto

Sin ser aún presidente, Enrique Peña Nieto ya es repudiado, negado y deslegitimizado. De llegar a ser mandatario, contará con un historial caricaturesco que posicionará a México en la ridiculez y la amnesia. Aquí un pequeño recuento de los vastos  conocimientos populares que se tienen sobre él: ¿No nos bastó con que su padrino sea Montiel? ¿No nos bastó que sea amigo de Rodrigo Medina, Ulises Ruiz y Mario Marín? ¿No nos bastó su relación con Codwell y Yarrington? ¿No nos bastó su nula capacidad de improvisación discursiva y su limitada cultura general? ¿No nos bastó que no supiera citar tres libros al presentar un supuesto libro de su autoría en la feria internacional del libro? ¿No nos bastó que haya violado derechos humanos en Atenco? ¿No nos bastó que no supiéramos su gabinete? ¿No nos bastó que “The guardian” le hiciera honor a su nombre y nos diera muestras para noquear al candidato? ¿No nos bastó que sea del PRI? 

¿No nos bastó para anticipar que sería el rey del cochinero electoral?


Cáscara de plátano

La palabra “fraude” se relaciona tajantemente con las elecciones 2006. Es por eso que en esta ocasión AMLO, dentro de su concepción amorosa, ha marginado dicho concepto y ha actuado, desde la legalidad, por la impugnación de las elecciones, presentando muestras y evidencias de las miles de irregularidades. En aquel 2006 López Obrador fue la burla de muchos ciudadanos al invocar una y otra vez el fraude, y fue señalado por panistas de no aceptar la legalidad. Sin embargo, son los mismos panistas quienes también han olvidado a aquel Maquío del 1988, declarando fraude en las elecciones donde triunfó Salinas de Gortari, aquel Maquio que proclamó un gabinete alternativo y “legítimo”. Han pasado muchos años, y hoy no es López Obrador quien se apropia de la palabra fraude: somos miles de mexicanos los que creemos que las irregularidades son suficientes para dar marcha atrás las elecciones, impugnarlas y declararlas fraude. Somos miles de mexicanos que estamos hartos del monopolio político del país, y que creemos que en este momento crítico de la historia de nuestra nación no podemos permitir otra “cogida” más.


Se levantó y anduvo

El movimiento #YoSoy132 ha sido la punta de lanza de la resurrección estudiantil, nacido en un contexto de debate y diálogo con el candidato del PRI. Ante la poca respuesta y cinismo de Enrique Peña Nieto al responder a cuestionamientos incisivos, el movimiento surgió para motivar a millones de jóvenes y no tan jóvenes a salir a las calles, a manifestarse, a exigir que los medios de comunicación trabajarán con imparcialidad y ética, y a luchar por una democracia justa en México. Ha sido criticado como movimiento, aduciendo que apoya a un candidato y partido, y que persigue fines políticos, críticas realizadas desde el PRIAN, que no han surtido efecto, principalmente debido a la claridad con la que se presenta el movimiento 132. Mas no sólo valdría resaltar la génesis del movimiento ni lo que ha logrado como tal: ha motivado tantas cosas en tantos mexicanos, como por ejemplo que en el extranjero haya más de 5 movimientos #YoSoy132, Barcelona, Madrid, Berlín, etcétera. En México, los estudiantes vieron en aquellos colegas de la universidad Iberoamericana un ejemplo a seguir, se formaron frentes universitarios, movimientos juveniles, se llevaron a cabo asambleas, se logró  una lucha concientizada, con ideales, hay ganas de que en México los estudiantes valgan, se recordó con emoción los tristes acontecimientos de estudiantes en el pasado, los jóvenes se reconocían el uno con el otro, se contagió el deseo de un mejor México y es algo que #YoSoy132 nos hizo recordar.



El claroscuro

La moneda está en el aire. En el recuento voto por voto, López Obrador perdió una elección más; trampa por trampa, el PRI ganó de nuevo, tras doce años de estar alejado del poder. Pero queda claro que no se aceptará una imposición. La democracia se está construyendo, hay precaución, no será fácil, los ciudadanos movilizando, las redes sociales están politizadas y sinuosas. La lucha ya se inició, los niños observan lo que los jóvenes y adultos manifiestan. Bravo, México, porque ya no estás callado, Bravo, México, porque no queremos imponer a un candidato sino a la democracia y la legalidad, Bravo, México, porque somos muchos, Bravo, México, porque te nos saliste de las fronteras. Bravo, mexicanos, por que la lucha es de todos y no de unos cuantos, y ahora lo sabemos.



14 may. 2012

Del debate al disparate.

El primer debate rumbo a la presidencia de México dejo, a mi parecer,  en evidencia algunos puntos flacos del proceso electoral:

1.- El IFE es un organismo sobrevalorado a nivel mundial, con grandes carencias ideológicas, políticas y éticas en su haber.
2.- La edecan, atractiva y provocadora, tuvo más peso específico que las pobres intervenciones de los candidatos.
3.- Peña Nieto se sintió ganador al no salir noqueado del debate y entrelazar dos oraciones con sentido y sin ayuda.
4.- Josefina Vásquez Mota se sintió ganadora, al presentarse al debate e intentar hacernos olvidar su flaqueza política.
5.- López Obrador se sintió ganador al poner una fotografía donde salen Peña Nieto y Salinas de Gortari (aunque la fotografía estuviera al revés)
6.- Gabriel Quadri, se sintió ganador al conseguir el premio al oportunista del debate, dejó entrever su inmunidad al candidato del PRI y ganó el voto de algunos indecisos (Aunque sea por unas horas).
7.- Debido al poco reiting del debate a nivel nacional, quedo entre dicho que tanto la modalidad del debate como el debate mismo, son obsoletos para este momento histórico del país.
8.- Las pocas propuestas que se lograron percibir, o eran robadas o eran trilladas.
9.- Dos minutos es poco tiempo (según EPN) para atacar, defenderse y proponer.
10.- AMLO cambió la república amorosa por la república rencorosa.
11.- Quadri demostró por que es el alumno predilecto de la maestra Gordillo.
12.- A EPN le salió el tiro por la culata a acusar a AMLO acerca de Bejarano, "entre gitanos no se leen la mano".
13.- JVM se mostró luchona y ni se despeinó.
14.- Nuestra salvación como ciudadanos mexicanos radicará en que en el segundo debate se dejen de ataques, propongan, no pongan edecanes tan escotadas y mejoren el formato.


20 dic. 2011

Huí


La lluvia hace la de las lagrimas,
escenifica la melancolía y resignifica el amor.
Que sería entonces sin la posibilidad del ser
que sería pués de la incertidumbre del mar y de su oleaje.

Más allá del mar, existe el sentimiento, la pasión, el baile
como no pensar en vos cuando de mi pensamiento naciste
como no nacer en ti, si es por ti que hoy escribo,

que serán de mis dedos, de mis días, de mis suelos
si tan sólo te alejas por la caida del día y el regreso de la noche
como pensar en la luz si es en el oscuro cuando bebemos

como no saber, que sos una media de mi ser,
como no darle al tiempo la ausencia de vos
como no dedicarte estas lineas, si solo así es que te creo.

11 nov. 2011

Sana danza

Ver y escuchar a Ravi Shankar interpretar: Morning Love.

Había una madre, llamada tierra, llamada luna, llamada Hari Prem, 
ella sabía que yo no podía bailar y me susurró al oído que sintiera, 
¿Sentir? pero yo sólo sentía que no podía bailar,
un día me llevo a un lugar de maderas e inciensos,
ahí distinguí la piel de un borrego pero yo seguía sin poder bailar,  
respiré y comencé a hablar un lenguaje desconocido, 
había música arritmica y personas extrañas
yo ya no quería bailar, pero me traicionaron mis pies,
poco después mis manos también, no pude más, 
el torso gritaba y mi espalda aún necia se erguía,
se me nubló la vista y vi aquel manto blanco, 
volé hacía él, en ese momento bailé, en ese momento sané.